De repente llega un día en que tu vida cambia y da un giro inesperado,el momento en el que tienes a una “personita” delante de ti o en tus brazos, porque sólo tiene unos meses,y piensas que vas a hacer todo lo posible por cuidarlo.                                                                                                                    No importa que sea tu niet@ o sobrin@ sabes que es tu deber porque ese niñ@ no tiene la culpa de que sus padres biológicos,por circunstancias,no puedan o quieran darle ese hogar que necesita. En ese momento es cuando te conviertes en su familia extensa.